Los peques de la casa son que más disfrutan de la Navidad. Tienen vacaciones en el cole, reciben regalos, se deleitan con los dulces típicos… Y son ellos también los que menos vergüenza tienen a la hora de arrancarse a cantar unos villancicos. Por eso, no nos extraña que las panderetas de Navidad infantiles se vendan tanto en estas fechas.
Eso sí, si vas a comprar una pandereta de Navidad para niños con la intención de regalársela a tus hijos, hazlo bajo tu responsabilidad… Luego no vengas a quejarte de dolores de cabeza si el peque se pasa horas y horas con la pandereta, ¿eh?

Pandereta de piel y madera de 16 cm de diámetro pintadas a mano y Personalizadas (con el nombre).
Debido a que son pintadas y realizadas a mano alzada, pueden variar un poco a la foto en colores y tamaño del dibujo.